Una asociación entre cefalea (dolor de cabeza) y el sueño ha sido reconocida bastante en la literatura medica y tiene una alta relevancia clínica al menos en la porción de la población que sufre de estos dolores de cabeza matutinos. Las cefaleas relacionadas con el sueño no están bien documentadas, pero recientes avances en la neurofisiología del sueño, muestran una luz en cuanto a los procesos  biológicos comunes que potencialmente pueden estar asociados.

Para contextualizar, el síndrome de apneas obstructivas del sueño (SAOS) se produce como consecuencia de una disminución en el calibre de la vía respiratoria superior que da lugar a una obstrucción con la consiguiente detención del flujo de aire hacia los pulmones generando apneas (pausas respiratorias mayores a 10 segundos con caída en la saturación de oxígeno en sangre). La severidad del SAOS se puede valorar con el Índice de Apneas de Sueño

La posición del cuerpo tiene una influencia importante y a veces crítica en la frecuencia y severidad de los trastornos respiratorios del sueño.

La mayoría de los pacientes diagnosticados con SAOS son posicionales; es decir, en posición supino (dormir boca arriba durante la noche) presentan alta frecuencia de trastornos respiratorios (más del doble) comparada con la cantidad observada en la posición lateral. Esta observación es muy frecuente en pacientes con SAOS